Hoy 22:34 -

El padre de Genaro Fortunato, el rugbier que murió tras ser atropellado por su novia, Julieta Silva, habló ante la prensa y tuvo durísimas declaraciones hacia la acusada.
“No creo en las lágrimas de ella, no fue un accidente”, remarcó.


Te recomendamos: 'Recuperan rodado con pedido de secuestro'


Estoy convencido de que no fue un accidente. Hay cosas que me hacen ruido, no podés confundir un cuerpo como el de Genaro con un pozo”, expresó Miguel Fortunato. Y sentenció: “El rompecabezas comenzó a encajar”.

No creo en las lágrimas de ella. Sólo en las nuestras.
La verdad que lo único que espero es justicia.
Tengo claro que fue con intención”, agregó el padre de la víctima quien informó que hay un rumor acerca de que esa noche la pareja discutió porque “él le contó que iba a tener una hija con su ex”.

Si bien la causa había sido caratulada en un principio como “homicidio simple con dolo eventual”, lo que supone penas de entre 8 y 25 años, en las próximas horas podría cambiarse a “homicidio agravado por el vínculo”, por lo que la acusada podría ser condenada a prisión perpetua.

Fuente: El Liberal >> lea el artículo original