Investigadores del Instituto Allen de Inteligencia Artificial (AI2) en Seattle han conseguido que un programa de Inteligencia Artificial juegue a Pictionary con seres humanos, con la finalidad de que aprenda a razonar con sentido común.
Es la primera vez que un humano y la IA juegan juntos, y no uno contra el otro.


Pictionary es un juego en el que la única comunicación permitida es el dibujo: consiste en adivinar un significado a través de un dibujo hecho en papel.
Y gana el jugador o el equipo que más palabras o frases adivine interpretando el posible significado de un dibujo.


Esta versión de Pictionary tiene su propio nombre: Iconary.
Y la IA diseñada para jugarlo se llama AllenAI.
La principal virtud de este juego es que Iconary comunica a un ser humano con la IA para que, juntos, desentrañen el misterio oculto en un dibujo.


A través de este juego, el humano enseña a AllenAI cómo las personas entendemos los conceptos básicos que nos permiten desentrañar el significado de un dibujo.
AllenAI aprende los elementos mínimos que usamos para descifrar la imagen y, de esta forma, desarrolla un razonamiento artificial basado en el sentido común humano.


Funciona de la siguiente manera: el jugador humano hace un dibujo surgido espontáneamente de su imaginación.
A continuación, lo relaciona con uno de los 1.200 iconos (que representan objetos como flechas o árboles) que tiene incorporada la IA y pone el dibujo y el icono en un tablero para que AllenIA descubra que están relacionados.
Es entonces cuando AllenIA adivina el significado del dibujo o solicita que se asocie con otros iconos para intentarlo de nuevo.


'Este es un primer paso hacia la explotación del sentido común', explica Aniruddha Kembhavi, científico informático del proyecto, citado por la revista Science.
La dificultad de enseñar el sentido común a la inteligencia artificial ha demostrado ser uno de los principales obstáculos para el desarrollo asistentes de voz verdaderamente versátiles, por lo que este desarrollo puede tener una repercusión importante en el perfeccionamiento de estos sistemas inteligentes.


Redes neuronales y códigos numéricos

La IA de este juego se basa en redes neuronales, que imitan al cerebro aprendiendo de la experiencia, y en una amplia base de datos de códigos numéricos utilizados en el software de traducción.
Los códigos numéricos, como los del NIF o los códigos de barras, evitan que los números asociados a una cuenta bancaria o al DNI contengan errores, porque cualquier alteración es detectada instantáneamente.


Esos códigos se usan también en el software de traducción, que abarca tecnologías  como la traducción automática, la corrección ortográfica, el procesamiento de textos, la memoria de traducción y la gestión terminológica.
Los códigos numéricos evitan errores en la traducción e interpretación de los textos.


En AllenIA, los códigos numéricos representan el significado de palabras como 'silla' o 'sofá', y permiten a la IA descubrir que silla y sofá tiene una relación (ambos sirven para sentarse), mientras que silla y perro, por ejemplo, no tienen una relación tan estrecha.


Durante el juego, la IA traduce las palabras  a códigos numéricos, utilizando la frase completa como contexto, pero en lugar de traducir los códigos numéricos a otro idioma, los traduce en iconos.
Así consigue hacer coincidir palabras e iconos, una forma elemental de sentido común inédita en la investigación sobre IA.


Artículos relacionados Conectando con pensamientos humanos

Con un valor adicional también inédito en este territorio: la IA puede volver a dibujar ideas basándose en lo que el jugador humano le aporta.
De esta forma, conecta también con los pensamientos humanos.


AllenAI está a disposición en Internet para que cualquier persona pueda jugar con ella a Iconary.
No es un competidor, sino una máquina dispuesta a aprender lo que podamos enseñarle porque observará lo que hacemos.
Y nos conoce bastante bien: ha aprendido mucho viendo 100.000 partidos jugados entre humanos, en los que se emplearon 75 mil frases o significados.


Cuando juguemos, hará conjeturas basadas en nuestros dibujos y también producirá sus propias imágenes para que nosotros adivinemos qué significan.
Nos ayudará a interpretarlas retocando su imagen en función de nuestro razonamiento y así nos guiará hasta lo que quiere indicarnos.


Es el primer sistema de inteligencia artificial del mundo que puede colaborar con un compañero humano en un juego de dibujo y adivinación al estilo de Pictionary, destacan los investigadores en un comunicado.

Fuente: Tendencias21 >> lea el artículo original