ElIPC Nacional de enero no sólo interrumpió la desaceleración que venía registrando sino que volvió a pisar el acelerador.
Fue de 2,9%, con los alimentos y bebidas subiendo 3,4%.
El dato contradijo casi de inmediato las palabras del presidente Mauricio Macri quien esta misma semana dijo 'la inflación está bajando'.
Con todo, la interanual volvió a registrar subas y llegó a 49,3%, a pesar del apretón monetario, del ajuste fiscal y de la fuerte recesión que enfrenta la economía, con una caída sustancial de la capacidad de compra de la familias y del consumo privado.

Efectivamente la aceleración inflacionaria de enero sorprendió al Gobierno y a los analistas privados, que esperaban que las mayores complicaciones arrancaran en febrero con el primer escalón del tarifazo a la electricidad.
La expectativa sigue siendo que la tendencia continúe acelerando pero la dinámica se adelantó un mes y los aumentos no vinieron por el lado de los regulados, tal como preveían en los despachos de los directivos delBCRA.
Los que más pegaron fueron los alimentos, que le agregaron casi 1 punto a la inflación de enero.

Lo que suponían analistas y Gobierno era que el impacto del traslado a precios de la devaluación ya había quedado atrás.
'Sorprendió negativamente, considerando que ya no impacta la devaluación', sostuvo un informe privado publicado ayer.
Pero, tal como afirman desde Eco Go, 'enero siguió mostrando inercia en los alimentos'.

Consultado por BAE Negocios, el economista Mariano Kestelboim dio su hipótesis para explicar el fenómeno: 'No quedó atrás el impacto de la devaluación.
Hay una situación de depresión del consumo por la cual los minoristas no pueden trasladar tan rápido los precios.
Los precios mayoristas dieron una suba de 73,5% en 2018 y los minoristas 47,6%.
Tienen que ir trasladando esa diferencia a precios.
Por eso, por los ajustes de tarifas, por los salarios que van tratar de recomponer lo perdido y un dólar que elFMI no permite controlar plenamente, la inflación va a estar entre 35% y 40% este año'.

En los próximos meses seguirá acelerando aún más por el efecto de los tarifazos en los regulados

Un directivo delBCRA dijo hace poco en off: 'La inflación está bajando en forma muy gradual y sobre todo en estos meses donde hay reacomodamiento de precios relativos y tarifas.
Sabemos que va a llevar tiempo y posiblemente sea no lineal.
El primer trimestre está muy sucio por las tarifas'.
Pero la que más le agregó alIPC de enero fue la núcleo, con una incidencia de 1,8 puntos.
Con todo, la inflación núcleo interanual, el indicador fetiche del ex presidente delBCRA Federico Sturzenegger llegó al 49,9%.

En LCG esperan que la 'suciedad' que aportan los tarifazos lleven alIPC a una suba generalizada de 3,5%, marzo tendría una de 3,8%, con el segundo escalón de la suba de la electricidad, y abril una de 3% por la incidencia de la factura de gas, cuyo aumento podría ser mayor al anunciado por el Gobierno ya que la subasta mayorista arrojó un precio mayor al esperado (ver página 3).
En mayo la electricidad volvería a pegar y el mes inflaría 2,6%.
Una dinámica compleja a la que hay que sumarle aumentos mensuales en el transporte público y otros en educación, las prepagas y los combustibles, tal como destacó Ecolatina.

Por el lado de los regulados, en el primer mes del año hubo subas que le agregaron 0,8 punto alIPC.
Tal como detallaron desde LCG, en el ámbito del GBA el agua incrementó 17%, la telefonía móvil 15%, el colectivo 9% los trenes 14%.

Además, como publicó ayer el Indec, enero mostró subas extraordinarias en productos sensibles: el asado aumentó 6,7%, el cuadril 7,1%, la nalga 6,7%, el filet de merluza 10%, el sachet de leche fresca entera 5,5%, la gaseosa base cola 6,2%, el shampoo 11,2% y los pañales 7,3%.

Fuente: BAE Negocios >> lea el artículo original