Después de participar en media docena de festivales internacionales, aquí y en el exterior, Nicolás Torchinsky estrena 'La nostalgia del centauro', un retrato documental que aborda la historia y el entorno de un veterano gaucho tucumano.

La cámara de Torchinsky encuadra a un matrimonio de ancianos oriundo de los cerros, y partiendo de su presente, recupera sus sueños y recuerdos que evocan lo que ya no será, una manera de ser y estar en un mundo que desparece.

-Télam: ¿Porqué la elección de estos personajes?
-Nicolas Torchinsky: En 2013 conocimos a los protagonistas de casualidad, mientras buscábamos locaciones para hacer un cortometraje en Colalao del Valle.
Primero fue el gaucho Soria, un tipo hosco pero carismático que se presentaba como uno de los últimos cultores de la tradición en el pueblo.
Creo que fue la conciencia de su edad y de que su legado no sería continuado lo que originó nuestra primera pulsión de registro.
Había algo allí que, para bien o para mal, se perdería para siempre.

-T: ¿La meta era materializar eso con un lenguaje poético la idea de que ese universo campesino está cambiando?
-NT: Conocer al gaucho Soria fue una convocatoria.
Fue muy significativo encontrarnos delante de un hombre que por momentos se parecía bastante a un personaje del Siglo XIX, digno sucesor de Martín Fierro.

-T: ¿Personajes que se convierten en leyenda?
-NT: Es cierto que él encarna una manera de ser que ya no existe.
Incluso hay una parte de la historiografía rural que pone en duda el hecho de que los gauchos hayan existido jamás, circunscribiéndolos a personajes de una literatura criollista que buscaba aglutinar en su figura mestiza una identidad común.
Se trata de responder de dónde venimos, quiénes somos...


Fuente: Télam >> lea el artículo original