Una fuerte tormenta inundó este jueves varias calles de la capital santiagueña y localidades vecinas. Como consecuencia de la gran cantidad de agua se interrumpió el servicio de transporte público de pasajeros y electricidad, informaron fuentes policiales y de Defensa Civil.

La lluvia y el viento comenzaron a sentirse en Santiago del Estero a la medianoche y se extendió hasta las primeras horas de la mañana del jueves, lo que generó caída de árboles y postes del alumbrado público.

En el casco céntrico de la capital provincial resultaron anegados los negocios de las peatonales Tucumán y Absalón Rojas por el taponamiento y deficiente funcionamientos de los desagües pluviales.

Además, las fuertes ráfagas de viento provocaron la voladura de carteles luminosas y cortes de cables de electricidad.

Entre las zonas más afectadas figura Añatuya, con un registro de 160 milímetros de lluvia que provocó el anegamiento de barrios y caminos.
Asimismo, el temporal afectó a varias localidades y parajes de los departamentos Taboada, Bandera, Juan Felipe Ibarra, Robles, La Banda, Choya y Río Hondo.

En la zonas damnificadas, cuadrillas de Defensa Civil y de la Empresa Distribuidora de Electricidad de Santiago del Estero (EDESE) trabajan para asistir a los pobladores y restablecer el servicio de energía eléctrica.

En tanto, el Gobierno de Santiago del Estero ordenó el envío de alimentos, medicamentos, colchones, plásticos y chapas, que serán distribuidos entre las familias afectadas.

Fuente: Vía País >> lea el artículo original