Una mujer de 82 años fue encontrada sin vida en su casa del departamento santiagueño de Juan Felipe Ibarra. La anciana tenía las prendas de vestir desgarradas y presentaba lastimaduras en las piernas, consistentes con marcas de un ataque canino post mortem.

Angelina Frías vivía sola en una humilde casilla en el medio del monte, y según fuentes policiales, habría muerto de un paro cardíaco. Tras perder la vida, sus cuatro perros la devoraron.

El pasado sábado, su sobrina fue a visitarla y se encontró con la trágica escena. Los informes de la autopsia que se conocieron en las últimas horas determinaron que efectivamente la jubilada falleció de muerte natural.

Fuente: Vía País >> lea el artículo original