La decisión tiene un objetivo: dejar en claro que el radicalismo culpa a la primera línea del Gobierno por la pérdida de ese lugar, para el que se postulaba Negri.

El lunes a través de un comunicado, el radicalismo habló en duros términos contra el manejo de la negociación.
'Lo que nos causa sorpresa y también profundo malestar, es la impericia en las filas del propio oficialismo.
Fruto de ello, se ha afectado una banca en el Consejo de la Magistratura que detentábamos desde su fundación, allá por 1998.
La impericia, mala praxis y desidia política está a la vista y no estamos dispuestos a minimizarla u ocultarla', expresaron en el comunicado, que lleva las firmas de Cornejo, Negri y Naidenoff.

Los radicales creen que la definición de los lugares en la Magistratura fue parte de un acuerdo más pesado con el peronismo, a cambio de la aprobación del Presupuesto y a costa de cargos de la UCR.
Incluso, hablan de un acuerdo para promover a Miguel Pichetto a la Corte Suprema, en una jugada que implicaría apurar la jubilación de Elena Highton.


'Hay una inocencia que para nosotros ya es sospechosa.
Le dieron todo al PJ en el Presupuesto y no tuvieron en cuenta al Consejo en la negociación.
Fueron un papá Noel generoso y malos negociadores', dijo a La Nacion una de las principales espadas de la UCR.

La bronca del radicalismo se potencia tomando en cuenta que el suplente de Pablo Tonelli es Juan López, de la CC-ARI.
'Le dieron una suplencia a Carrió, y a nosotros nos dejaron sin nada', mascullaba un radical enojado.
La inquietud llegó hasta el bloque radical en diputados, que le pidió a Negri una reunión para hoy a la tarde.

Mientras Macri encabezaba la reunión de gabinete, quien salió a contestarles fue Pablo Tonelli, quien se quedó con el único lugar en el Consejo para los diputados de Cambiemos.
'No sé que se le ocurre a la UCR para evitar que la oposición se uniera y se quedara con la mayor cantidad de bancas', dijo el diputado nacional macrista.
'Lo que hizo la oposición en la Magistratura es perfectamente válido, juntaron la mayor cantidad de firmas y se quedaron con las bancas', agregó Tonelli en declaraciones radiales.

Tonelli también habló sobre Elisa Carrió, que según informó el diario La Nación en su edición de ayer, se siente excluida de las decisiones importantes del Gobierno.
'Carrió es una parte esencial de Cambiemos, habrá que hablar con ella para solucionar las discrepancias', dijo Tonelli, aunque reafirmó que 'no hay motivos' para el juicio político al ministro de Justicia Germán Garavano, como lo impulsa la diputada y aliada incómoda del Presidente.

Fuente: Diario Jornada >> lea el artículo original